Published On: mar, May 21st, 2019

7 ideas para crecer con la crisis

POR JORGE ABASOLO

Todo ser humano habrá de atravesar por alguna crisis en su vida. La palabra tiene connotaciones negativas en nuestra sociedad. No obstante, los chinos (sabiduría oriental) tiene dos idehramas para representar este concepto. Por un lado, para ellos crisis significa alerta. Y por otro lado, significa oportunidad.

Y claro, las crisis pueden representar muchas veces puede traducirse en una inmejorable oportunidad para replantear nuestra existencia. Si aprendemos a tomarnos las crisis (externas e internas) como oportunidades en vez de amnenazas, tendremos mayores posibilidades de crecer. Hay que aprender a vivir las dificultades externas como desafíos para estar mejor con uno mismo.

Esto no es teoría. La experiencia empírica así lo demuestra.
1.- Cambia de actitud. Te puede ayudar el observar a diferentes personas que afrontan el mismo hecho de una manera opuesta o muy distinta a la tuya. Cuántas veces observamos que algunas personas se ahogan en un vaso de agua, con dos o tres problemas no mayores, mientras otras son capaces de afrontar una sucesión de reveses y siguen en pié, con un optimismo ejemplar.
Observar eso y sacar conclusiones puede ayudarnos en mucho.

2.- ¡S.O.S.! Para poder analizar con otros ojos, es necesario pedir ayuda a quienes tengan esa facilidad superadora.

3.- Busca ejemplos. Siempre hay personas a nuestro alrededor que ya se animaron a dar el paso que tanto nos cuesta concretar. Ellos nos pueden inspirar. Es cuestión de comenzar a mirar a los costados. Así como –sin darnos cuenta- servimos de ejemplo a muchas personas, es útil saber pedir ayuda a quienes han sorteado crisis y situaciones límites. Siempre hay “maestros” al lado nuestro.

4.- Sentido del humor. La gravedad, el ceño fruncido no siempre son buenos consejeros. Es preciso dejar de lado el ego, que siempre se queja y se siente ofendido, y empezar a reírse de la propia torpeza. El verdadero humor no es reírse de los demás ni de circunstancias ajenas a lo nuestro. Empieza cuando sabes reírte de tus propias debilidades.

5.- Desecha las fórmulas mágicas. Si no somos responsables de nuestros actos, jamás lograremos salir de la crisis personal, ya que sólo podremos transformar aquello de lo que nos hacemos cargo.

6.- Busca contextos gratificantes. Para salir de un espacio de crisis, es necesario comenzar por el ámbito externo. Si los espacios donde vives no son los que degustan, ¿qué esperas para crear otros nuevos?
Quien escribe estas líneas fue capaz de retirarse de un trabajo bien remunerado, pero tan hostil que me llevó a perder seis kilos de peso en dos meses. Me fui a un trabajo nuevo, a empezar de cero, ganando menos, pero en un escenario de gente más positiva.

Piénsalo…

7.- ¡Actúa ahora! Decide hoy mismo con qué actitudes y acciones concretas vas a iniciar un camino de crecimiento y cambio. Los momentos ideales no existen. Finalmente, te dejo mi frase favorita: “Es fácil saber cuando se está por el camino correcto. Generalmente, éste es cuesta arriba”