Published On: mar, Oct 2nd, 2018

Grave ataque terrorista afectó a empresa contratista forestal


En la comuna de Lautaro, sector hacienda Lautaro a plena luz del día fueron
destruidas dos líneas de producción forestal de faena de la empresa Antumapu,
20 trabajadores fueron violentados
.

Cerca de las 13:30 horas un grupo de encapuchados ingresaron disparando al predio Oyama donde
la empresa contratista Antumapu desarrolla faenas de cosecha para la empresa principal Arauco,
para luego incendiar dos torres de madereo en pendiente, dos cargadores frontales y tres furgones
de transporte de personal, lo que significó la destrucción de dos líneas completas de producción, en
las cuales trabajan 20 personas. Además se destruyeron 3 camiones forestales de otras 2 empresas
de transporte forestal.

René Muñoz, gerente de la Asociación de Contratistas Forestales AG, a la cual pertenece la empresa
afectada señaló que “para nosotros es desazón e impotencia ver como se sigue atacando a los
contratistas forestales y al sector , demuestra lo que venimos afirmando hace mucho rato de que
no existe la capacidad de control que requiere la situación, no están los medios, no está la capacitación, no está la implementación, no hay como detenerlo.”

Este es el atentado número 49 en la región de La Araucanía en los últimos 5 años y el 112 en toda
la macro zona forestal en el mismo período. “Como gremio esperamos que nos presenten un plan
de control de esto, como se ha hecho en Quintero, donde hay respuesta de las autoridades, aquí no
hay programas, no hay controles, ni planes estructurados que vayan en función de un objetivo que
es capturar a estos terroristas, procesarlos y condenarlos, eso hoy no lo tenemos. Por el contrario,
somos nosotroslos condenados a desaparecer, con pleno conocimiento de las autoridades que esto
está sucediendo.”

En los últimos cinco años, 8.000 trabajadores han sido afectados al ser paralizados los trabajos y
tener que dar por finalizadas las faenas o ser víctimas con efectos en ellos y sus familias. Luego de
perpetrado el ataque los trabajadores afectados grabaron con sus celulares para registro de los
hechos, en momentos en que no había seguridad de que los encapuchados se habían retirado del
predio.