Published On: Jue, may 17th, 2018

Tras discusión con empleada, se encerró con escopeta en su pieza

Los hechos ocurrieron en una casa habitación de Calle Las Heras, tras una fuerte
discusión con asesora del hogar de sus padres. La mujer fue puesta a disposición por
porte ilegal de armas.

imagen de archivo
Una extraña situación fue la que ocurrió la tarde de este martes cuando, a
través de una llamada se denunciaba a una mujer que se encontraba
encerrada en su cuarto en posesión de una escopeta, desconociéndose las
intenciones de ésta con dicho armamento.

DISCUSIÓN
El hecho ocurrió durante la mañana, cuando la hija de un matrimonio de una
casa ubicada en el sector de Las Heras, sostuvo una fuerte discusión con la
asesora del hogar de sus padres. En pocos minutos, el intercambio de
palabras fue subiendo de tono hasta llegar a los gritos, altercado que terminó
con algunos utensilios de cocina en el suelo y con el despido de la empleada
por parte de la hija de los dueños de casa.

Tras esta situación, la ofuscada mujer tomó una escopeta y se encerró en su
pieza, sin dar a conocer mayores detalles de sus intenciones con el arma de
fuego, lo que preocupó a la asesora del hogar quien decidió realizar la
denuncia a Carabineros.

DENUNCIA
Gonzalo Morales, capitán de Carabineros y subcomisario administrativo,
manifestó que “recibimos una llamada de parte de la persona que trabaja en
la casa como asesora del hogar, quien nos manifestó que esta mujer, a quien
identificó como la hija de los dueños de casa, se encontraba encerrada con
un arma en su pieza, explicando además que minutos antes habían sostenido
una fuerte discusión ambas, por lo que se encontraba preocupada por lo que
podría hacer la mujer con el arma”.

Tras la denuncia, personal de carabineros de la Primera Comisaría de
Angol se hizo presente en el lugar, logrando constatar el hecho, por lo que
comenzaron un cuidadoso diálogo con la mujer que aún se encontraba
encerrada en su pieza, arma en mano.

ENTREGA
A los pocos minutos, la denunciada permitió el acceso a Carabineros,
entregando el arma, la cual no se encontraba inscrita, procediendo a la
detención de la mujer por porte ilegal de arma de fuego y municiones, siendo
derivada hasta la Comisaría de Angol y poniéndose a disposición del Tribunal
de Garantía de Angol donde se establecieron 60 días de plazo de
investigación y arresto domiciliario.

Si bien es cierto la imputada no tenía permiso para portar armas de fuego y
dicha escopeta, calibre 12 tampoco se encontraba inscrita, Carabineros
afirmó que ésta no se encontraba con encargo por robo y que fue requisada
por los funcionarios policiales para la realización de los peritajes
correspondientes.