Published On: vie, May 11th, 2018

Inédito protocolo inserto en Ley Ricarte Soto permite a pacientes de Lonquimay recibir costoso tratamiento

Los pacientes, que hasta la semana pasada se atendían en el Policlínico de Reumatología del Hospital de Victoria, han sido parte de un cambio inédito en la aplicación de esta ley.
Lonquimay 01
Con la aplicación de un tratamiento biológico a dos pacientes de Lonquimay que padecen artritis reumatoide refractaria y que son beneficiarios de la Ley 20.850, este jueves entró en funcionamiento el Protocolo de Coordinación Territorial de Medicamentos Ley Ricarte Soto ARA, que tiene por objetivo acercar el tratamiento a personas que viven en situaciones de ruralidad extrema.

De esta forma los pacientes, José Hermosilla y María Antin, provenientes de los sectores de Ranquil y Galletúe respectivamente, recibieron las primeras dosis del tratamiento que les ha cambiado la vida, luego de la artritis los afectará al punto de mermar dramáticamente su movilidad y su calidad de vida.

Lo anterior implica un tremendo logro para la Red de Salud de Malleco, ya que Lonquimay se convierte en el primer hospital de baja complejidad del país que puede entregar esta prestación por medio de la Ley Ricarte, dado que la normativa es muy estricta y solo permite que hospitales acreditados de mediana y alta complejidad entregar este tipo de tratamientos.

SALUD MÁS CERCA DE LA GENTE
“Hoy (ayer) a través de un cambio de protocolo, estamos acercando la salud a la gente. Estamos hablando de pacientes que están amparados bajo la Ley Ricarte Soto y que viven en sectores cordilleranos y quienes conocemos el territorio sabemos de las enormes dificultades de acceso que ellos tienen a la hora de trasladarse a nuestros principales centros de salud.

Hoy gracias a este cambio autorizado por el Ministerio se genera la instancia de poder entregar este tratamiento en el hospital de Lonquimay”, señaló el director (s) del SSAN, Rene Lopetegui, tras conversar con los pacientes beneficiados.

Los pacientes, que hasta la semana pasada se atendían en el Policlínico de Reumatología del Hospital de Victoria, han sido parte de un cambio inédito en la aplicación de esta ley, proceso que involucró a una gran cantidad de funcionarios tanto del SSAN como del hospital de Victoria.

En este punto el director (s) del SSAN, destacó el compromiso del Ministerio de Salud agregando que “el ministro nos pidió poder acercar la salud a la gente y que mejor ejemplo de esto que entregar el beneficio de forma oportuna a estas dos personas, en las que hemos podido ver los beneficios que el tratamiento ha traído a su salud y lo más importante es que lo reciben a solo 40 kilómetros de sus hogares y no a 160 como lo hacían antes”.

TRATAMIENTO DE ALTO COSTO
Es importante señalar que uno de los casos más extremos y que motivó la puesta en marcha de esta iniciativa, es el de José Hermosilla, un joven de 21 años, que a los 17 fue diagnosticado con artritis reumatoide refractaria, la que al poco andar lo dejó postrado y movilizándose en silla de ruedas. Fue así que a contar del año 2017 y tras recibir el medicamento adalimumab por medio de la ley Ricarte Soto, tratamiento que tiene un costo cercano a los $2 millones mensuales, este jovén finalmente logró recuperar la movilidad, volviendo a tener la independencia en el desplazamiento y mejorando ostensiblemente su calidad de vida.