Published On: jue, May 17th, 2018

“FUE UNA EXPERIENCIA EDIFICANTE”

De este modo sintetizó su presencia en la 44° Feria Internacional
del Libro de Buenos Aires, el periodista y escritor Jorge Abasolo

ABASOLO
Hace pocos días finalizó la versión número 44 de la Feria del Libro de Buenos
Aires.
Fueron 19 días de actividades atractivas, subyugantes, muy heterogéneas y
hasta originales, con los libros ocupando siempre los primeros planos. En el
evento se dieron cita dos premios Nobel, una ex presidenta y notables
invitados internacionales que realzaron los cruces con las prestigiosas plumas
locales y sudamericanas

En el stand 316 de la Feria de Buenos Aires, Abasolo conversa con el
intelectual argentino Alberto Sarramone

Puntos relevantes de este encuentro fueron el aporte cultural de la ciudad
invitada (Montevideo), la explosión juvenil y los homenajes a Liliana Bodoc y
Manuel Puig. Pero sería injusto delegar aquí los hitos más sustantivos del
evento.

Imposible soslayar la presencia de Richard Ford, el reconocido escritor
estadounidense que hasta se dio un tiempo para recordar cuando conoció a
Jorge Luis Borges.

Paul Auster fue otro de los invitados estelares. El escritor y guionista
norteamericano ha sido traducido a más de 40 idiomas, es autor del libro
“4321” y colmó la Sala José Hernández en su conferencia.

Sin duda que para todo escritor, el hecho de ser invitado a la Feria
Internacional del Libro de Buenos Aires constituye un honor.
Para los angolinos, constituye un doble honor que uno de los nuestros haya
estado en tan importante evento.

Jorge Abasolo estuvo en el Pabellón AZUL, stand 316 presentando sus dos
últimos libros: “Chile en el Diván” e “in-TELECTUALES”. Este último lo
presentó en Angol en noviembre del año pasado, con la participación del
destacado peta nacional Erick Pohlhammer.
Para Abasolo, alternar con figuras de talla mundial en el mundo de las letras
fue todo un honor.

“Si bien es cierto en esta Feria a nadie se le invita por simpatía, me dejó
encandilada la presencia y mi breve conversación con Morgan Rhodes, la
escritora canadiense”.

En breve conversación con nuestro medio Abasolo plasmó lo que fue su
experiencia en este evento literario.
-¿Por qué te pasmó Morgan Rhodes?
-Por su calidez y ternura. No en vano ha alcanzado prestigio internacional
como autora de libros para niños. Su saga de fantasía de literatura juvenil “La
caída de los reinos” se sigue leyendo con pasión inusitada.
Lo que pasa es que yo la conocía escribiendo literatura para adultos, cuando
utilizaba (y utiliza) el nombre de Michelle Maddox. Yo había leído su libro “La
caída de los reinos”, pero no sabía que escribía para niños, con otro nombre,
claro…
-¿Alguna anécdota en esta Feria?
-Muchas…te contaré dos. La primera, cuando una historiadora argentina me
compró el libro, me pidió que se lo dedicara y…¡se quiso sacar una foto
conmigo! Yo le dije que no era un cantante ni un actor de cine ni nada
parecido. Nos reímos pero la foto la sacamos igual. Intercambiamos correos y
ello será el comienzo de una estrecha amistad, sin duda.

La otra, cuando un tipo joven aunque demasiado gordo me compró el libro y
también me pidió que se lo firmara. Cuando le pregunté su nombre, me
respondió: “Jorge Porcel…soy hijo del comediante que hizo muchas películas
con el flaco Alejandro Olmedo. Nos tomamos un par de fotos y al día
siguiente lo entrevisté en el Café La Opera.
Y una más…el jugador de fútbol Lucas Barrios pasó por el stand y también lo
adquirió. Aproveché la ocasión para pedirle una entrevista, cosa que hicimos
al día siguiente. Me contó que desea volver a Colo-Colo, pero me confesó
que hay algunos dirigentes que no quieren nada con él.
-¿Cómo podrías resumir tu experiencia en la Feria?
-Todo muy edificante y auspicioso para mí. He estado en esta Feria en más de
quince oportunidades, pero siempre como visitante… como voyerista de
libros. Es muy distinto ser invitado…y nada menos que por un intelectual
como Jorge Sarramone, una figura cardinal de la literatura argentina.