Published On: mié, Ene 3rd, 2018

Por la Boca…

tyjtyj

ESCRIBE: Jorge Abasolo

ythrt

Rodaba la década del 60 y en nuestro Congreso Nacional el diputado Jorge Lavandero gustaba de llamar la atención. En una oportunidad donó un terreno para unas señoras con el propósito de que construyeran la sede de un Centro de Madres.

Para Lavandero el gesto no podía pasar piola. Entonces hizo uso de la palabra en la Cámara de Diputados para despacharse el siguiente desliz semántico:

-“Y quiero que sepa esta Honorable Cámara, que el terreno que he donado no es un terreno cualquiera, toda vez que está circuncidado por un río”.

Las carcajadas no se dejaron esperar.

El joven periodista Juan Oyaneder acaba de lanzar un libro de antología titulado “Por la Boca…”, una recopilación hecha con rigor litúrgico en torno a los dicharachos, gazapos, desaciertos y eructos idiomáticos que han endilgado algunos Honorables y que dejan al trasluz una ignorancia supina, cuando no…una catarata de dicharachos que reflejan lo que son.

Y como la estupidez no reconoce albergues políticos, la cosa es harto abarcativa. Vamos con el primero:

-“Los países pueden tomar las medidas que alcanzan a tomar, no más. Si nosotros tuviéramos 17 millones de policías podríamos tomar más medidas, pero tenemos los policías que tenemos”.

Esta joyita literaria es propiedad de Mahamud Aleuy, subsecretario del Interior y más conocido como el Buster Keaton chileno. De rostro inmutable, parece extraído de una película de Vincent Price, el rey de las películas de terror.

Y acá va el segundo lapsus:

-“Los diputado no tenemos vacaciones”

La frase pertenece al diputado del PS Osvaldo Andrade, cuando trataba de explicar el proyecto de ley para eliminar cuatro feriado a cambio de alargar en cinco días las vacaciones.

COMENTARIO: con la jubilación de su señora esposa en Gendarmería, claro…Andrade no requiere de vacaciones.

Pero hay más en este libro enjundioso y que se lee con pasión de adolescente en un lupanar:

-“Para mí, el sexo anal, no es sexo” (senador RN Manuel José Ossandón)

COMENTARIO: Cualquier tocación en un cuerpo que produzca placer, es sexo. Esto lo sabe hasta el profeta de Peñañolén.

Juan Oyander es prolífico en esto de coleccionar equívocos de los señores Honorables. Sigamos:

-“El sistema de las AFP es como un Mercedes Benz…” (José Piñera explicando las bondades del sistema de AFP)

COMENTARIO: Puede ser, pero como un Mercedes Benz del año 1930)

Vamos con la otra perla:

-“Antes de abortar hay que preguntare al feto” (la diputada UDI Andrea Molina mientras se discutía la ley de aborto)

COMENTARIO: Con esta oda a la irracionalidad, la Molina perdió toda oportunidad de obtener el Premio Nobel de Medicina…y –de paso- perdió su elección como senadora en Valparaíso)

Hay muchos más yerros y desatinos propalados por políticos en el libro de Juan Oyaneder.

Trajinando sus páginas se llega a entender  muy bien a Winston Churchill cuando aseguraba “the politician is an acrobat. Mantains the balance saying the opposite” (el político es un acróbata. Mantiene el equilibrio haciendo lo contrario de lo que dice)

Es un excelente libro el de mi amigo Oyaneder. Adobado al amparo de su talento, fustiga a esta algarada de Honorables que con sus exposiciones y barahúndas mediáticas, no hacen más que hacer gala de una parálisis creativa.

Es un libro ideal para leerlo este verano, pues galvaniza los nervios, recrea la mente y entretiene tanto como un aguinaldo.