Published On: Sab, ene 13th, 2018

100 años de Juventud

Fco Millar

Posterior a las elecciones de las cuales mucho se ha dicho para explicar la grosera derrota a una gran parte de Chile, existe un grupo que, recogiendo los sueños progresistas, se pone de pie y continúa poniendo cuñas de acero a las violentadas banderas del humanismo laico y socialdemócrata.

Sobre las instituciones en faz arquitectónica que por hoy deben sacudir las tolerancias de la cúpula agonal vencedora, este grupo se levanta planteando el renacer de un pilar histórico fundamental en la base republicana de Chile, planteando la revisión de los silogismos ideológicos que en la última década han llevado a la calle progresista a no encontrar diferencias con el conservadurismo post dictadura del Chile del siglo XXI, provocando un sentimiento de encierro en esa población claustrofóbica y sintomáticamente “holmiense”.

Abrazando el bienestar social, el centenario grupo corteja ir en contra de la política noventera, de los análisis de céntricos Café, de las decisiones entre 4 paredes y las contradicciones entre el ser, el decir ser y el hacer. Se refuerzan en contra de los dogmas de presión y comportamiento humano que apuntan a controlar la sociedad, proponiendo entregar una alternativa, una oportunidad de cambio al paradigma interno institucional de aquel noble deseo del Chile para todos y todas.

¿Quién habría pensado por allá por diciembre de 1917, que 100 años después, jóvenes de todo Chile aún se reunirían al candor de sus visionarias letras en tinta de esperanza, planeando y organizando acciones que promuevan la tolerancia, el laicismo y aquellos valores republicanos que en fuego se marcan en el ser íntimo de los jóvenes transformadores? Una pregunta abierta para quienes son y fueron parte de la misma lucha, y que nos lleva a recordar la triste realidad social existente, esa que reza en la culpa de que, a un siglo de esta batalla, aún es imprescindible seguirla dando.

Hemos caído y levantado; peleado y abrazado; borrado y reescrito cuanta historia de injusticias, estancamientos y retrocesos, promoviendo avances con una clara visión humanista e integradora, en la idea prístina de un Chile que no es de uno ni de varios… de ese Chile que ni siquiera es de algún porcentaje de mayoría; sino de todos y todas quienes cada día se levantan con un sueño y se acuestan con una esperanza… la de vivir libre, tranquilo y feliz.

Larga vida Juventud Radical de Chile, esa que con 100 años de historia, continúa elevando su noble causa. Porque no importa cuántos caen ni cuantos queden, mientras exista 1 joven en pie dispuesto/a a levantar el triángulo, la estrella y las nobles iniciales, la patria tendrá un ejército que gritará en el “más alto altar de honor”, los valores que harán de Chile siempre un lugar mejor.

Francisco Javier Millar

Presidente Regional

Juventud Radical de Chile

Araucanía