Published On: Jue, abr 13th, 2017

Comentario de cine: El personaje más interpretado del cine

1. Jesús de Nazaret

No hay dudas que la figura de Jesucristo, según los cuatro Evangelios, ha sido el personaje más interpretado en la historia del celuloide. Ya en 1898 fue llevado al cine por Georges Hatot y Louis Lumière, en “La vie et la passion de Jésus-Christ”; y en el cine mudo destaca la superproducción “Rey de reyes” (1927) de Cecil B. DeMille, el director de “Los 10 mandamientos”.

También destacan las superproducciones de Hollywood “Rey de reyes”, de Nicholas Ray (1961) y “La historia más grande jamás contada” de George Stevens (1965). Y visiones más austeras de los cineastas Pier Paolo Pasolini con “El Evangelio según San Mateo” (1964), y Luis Buñuel con “Nazarín” (1958).

Cintas más recientes no han estado exentas de polémica como “La última tentación de Cristo” (1988) de Martin Scorsese, basada en la novela homónima de Nikos Kazantzakis, criticada por la interpretación de Jesús bastante apartada del punto de vista cristiano tradicional.

Y “La pasión de Cristo” (2004) de Mel Gibson, que si bien suscitó la aprobación de amplios sectores del cristianismo fue tachada de antisemita por algunos miembros de la comunidad judía.

ZEFFIRELLI
En lo personal creo que “Jesús de Nazaret” (1977) de Franco Zeffirelli está a un nivel insuperable a las ya mencionadas. Su dirección artística, fotografía, guion, locaciones y el insuperable elenco marca la diferencia con sus antecesoras.

Su inolvidable banda sonora a cargo de Maurice Jarre se conecta a la perfección con cada una de las secuencias y escenas, es realmente conmovedora escucharlas.

Y por supuesto el punto más alto del telefilme, la interpretación de Robert Powell en el papel de Jesús. El actor curiosamente tenía 33 años cuando caracterizó a este trascendental personaje.

Un personaje que transmite una inmensa humanidad, misericordia y amor hacia su prójimo. Y también carácter como en la escena cuando Jesús echó a los mercaderes del templo o cuando enfrentó a los escribas y fariseos tras dar la vista a un ciego, una de mis escenas preferidas de esta inolvidable versión.
Por Andrés Forcelledo Parada.