Published On: Sab, abr 1st, 2017

“Así es la vida”

(Editorial Zig-Zag) es un libro edificante, que nos enseña –entre otras cosas- que el optimismo y una sana autoestima son fundamentales para disfrutar de mejor modo la existencia 

POR JORGE ABASOLO

Recientemente Editorial Zig-Zag ha lanzado al mercado la séptima edición del libro “Así es la vida” (228 páginas), de la cotizada psicóloga chilena Marcela Lechuga.

Se trata de un texto necesario para estos azacanados tiempos que vivimos, donde  la autora nos demuestra que nada con  pasmosa maestría y facilidad en medio de las aguas de las complejidades de la existencia humana. Para  Marcela Lechuga cuando una situación nos resulta estresante, procedemos a una segunda valoración que determina nuestras conductas y respuestas emocionales:evaluando si contamos con los recursos para afrontarla. “Si percibimos que no tenemos los recursos personales, la situación se  percibe como una amenaza. En cambio, si contamos con recursos para responder de forma eficiente, percibimos la situación como un desafío”. De esto podemos inferir que lo que para algunos es una amenaza, para otros es una tarea digna y hasta placentera de enfrentar.

¡Y es que cada ser humano es una excepción, pues!

De alguna manera, “Así es la vida” (Editorial Zig-Zag) es un libro que gira en torno al strees, etiquetado con justicia como el gran mal de nuestra época.  Al strees lo podemos definir como un desequilibrio interno del organismo. Se produce cuando el individuo ya no es capaz de responder en forma adecuada a las demandas ambientales (stressores)

Además de ocasionar trastornos sicológicos, el strees tiene repercusiones fisiológicas que la medicina actual ha ido aceptando cada vez más:como aumenta la fatiga física y síquica, bajan las defensas del individuo, y éste queda expuesto a la aparición y mantenimiento de enfermedades somáticas, como la hipertensión, ataques cardíacos, apopolejías, úlceras y muchos otros males.

A pesar de todo eso, no es necesariamente perjudicial. El mismísimo creador del término strees, Hans Selye, afirmaba que en ciertas dosis es beneficioso, porque equivale a la tensión que motiva actividades.

Hasta el simple y mero acto de respirar se debe a una cierta tensión generada en el abdomen por la necesidad de oxígeno.

Claro, la vida no puede existir sin estimulación, pero tampoco sin descanso y relajación. En consecuencia, se trata de restablecer el equilibrio entre ambos factores.

“Así es la vida” también pasa revista a los estados anímicos del ser humano, todos interesantes, todos necesarios y…todos contagiosos.

Para la autora, debemos hacer un esfuerzo para cultivar el optimismo en las buenas y en las malas, aunque ello se nos haga cuesta arriba, porque es más fácil ser optimista cuando todo fluye, y menos en medio de los reveses. En este sentido, me permito una digresión: creo que el pesimista se equivoca tanto como el optimista. Luego, ¿dónde radica la diferencia?  En que el optimista lo pasa mejor, y parte medular de la vida consiste en disfrutar del viaje.

En un país como Chile, en donde solemos ver las cosas de manera maniquea (blanco o negro) conviene aclarar que en el strees no todo es perjudicial o negativo.

Incluso, el simple acto de respirar se debe a una cierta tensión generada en el abdomen por la necesidad de oxígeno.

“Así es la vida” señala que una autoestima normal es ingrediente básico para sobrellevar el strees. Y Marcela Lechuga enfatiza que el autoestima es una cualidad personal que indica la apreciación y el valor que nos concedemos a nosotros mismos.

Un libro altamente recomendable, pues está escrito en forma amena y pedagógica.

Párrafo escogido:

-“Una actitud comprometida con la vida evita y previene las canas del miedo y las arrugas de la amargura. Nadie envejece por el solo hecho de tener cierto número de años. Se envejece cuando el miedo a vivir es mayor que el miedo a morir. Mientras el corazón siga recibiendo mensajes de belleza, entusiasmo, valor, grandeza, poder y amor, continuará siendo joven…sin importar el calendario. Saber envejecer es la obra maestra de la sabiduría del adulto y una de las partes más difíciles del arte de vivir”.