Published On: jue, Ene 24th, 2013

“Hay más orgullo de ser chilenos”

La connotada psicóloga desentraña y explica por qué el 55% de los chilenos cree que hoy su vida es mucho mejor que hace diez años

El estudio muestra que la satisfacción con la vida personal ha aumentado desde los noventa, pero el malestar con la sociedad es persistente y también va en alza.

ENTREVISTA DE JORGE ABASOLO ARAVENA

El Informe sobre Desarrollo Humano en Chile 2012, titulado «Bienestar subjetivo: el desafío de repensar el desarrollo», mostró que la mayoría de los chilenos están satisfechos con sus vidas, aunque esta percepción está desigualmente distribuida.

Los consultados consideraron que hoy su vida es mucho mejor que hace diez años (55%), y el promedio de satisfacción con la vida, en una escala de 1 a 10, es de 7,3. Sin embargo, está desigualmente distribuida: mientras el 90% de las personas del grupo ABC1 se encuentran muy satisfechas con sus vidas, el 56% del grupo E declara lo mismo.

Sin embargo la percepción que se tiene de la sociedad es más bien negativa, y ha ido empeorando. La ciudadanía evalúa con una nota promedio de 4,1 a las oportunidades que el país entrega a las personas. La confianza en las instituciones se ha ido deteriorando, en 1995 un 30% confiaba en las instituciones, hoy solo lo hace un 20%.

CUATRO POSICIONES
El informe identifica cuatro posiciones en la población: los «satisfechos y conformes» que representan un 20% de los encuestas y están satisfechos con sus vidas y conformes con el país. Confían en las y ven su futuro con mucha confianza.

Por otra parte están los «satisfechos y descontentos» que representan un 32% de los consultados, son personas que están satisfechas con sus vidas pero descontentos con el país. Desconfían de las instituciones y le ponen nota roja a Chile en las oportunidades que entrega. El 29% de los encuestados se consideran «insatisfechos y conformes» que están muy insatisfechos con sus vidas, pero están conformes con la sociedad.

Finalmente se encuentran los «insatisfechos y descontentos», que representan al 19% de los encuestados, quienes están insatisfechos con sus vidas y también con el país. Además le ponen nota roja a Chile en las oportunidades que entrega, desconfían de las instituciones y ven su futuro y el del país con mucha preocupación.

Javiera De la Plaza junto a nuestro medio: “El chileno está dejando de ser apocado”

 

-La noticia es edificante y contraría lo que conocíamos hasta el momento. Un informe del PNUD que señala que Chile es el país con el mejor índice de desarrollo humano en América Latina. Estamos en el lugar número 44 de un total de 187 naciones. En tu condición de psicóloga, ¿qué te dice el hecho?

-Creo que estamos en un país en donde de a poco hemos ido perdiendo la vergüenza de ser chilenos, ya que considero que éramos muy apocados hace un par de décadas, y nos mirábamos con bastantes complejos. Hoy se percibe un mayor orgullo por ser chilenos.

Este cambio tiene sus explicaciones. Creo que hemos pasado de la conducta bastante sumisa y apocada, a la conducta pendular agresiva. Entonces, creo que tenemos llegar a un sano equilibrio.

Considero que nuestro país se ha superado. Se ha superado en muchos ámbitos. Por ejemplo, en todo lo que dice relación con emprender, con el hecho de ser proactivos, con el atreverse a decir las cosas y con el atreverse a hacer las cosas de buena manera.

Creo que cada vez hay menos rencillas entre hombres y mujeres, en el ámbito laboral, por ejemplo. Se ve un mayor respeto. Entonces, este factor humano se ha ido empoderando de nuestro sello de ser chileno;y eso se ve reflejado en los datos de la encuesta que tu citas.

 AMISTAD HOMBRE Y MUJER

 ¿Es posible mantener una amistad con una persona del sexo opuesto sin que una de las dos partes sufra o se comprometa más allá de lo prudente?

En muchas ocasiones se tiende a confundir amistad con amor, sobre todo cuando se atraviesa un periodo de falta de cariño, por lo cual es muy importante que exista una plena confianza entre los implicados. De esta manera, se evita el desengaño de la persona enamorada y el sentimiento de culpabilidad por parte del otro. Porque no hay que dudar, que cuando ocurre esto y de repente nos encontramos con una «falsa amistad», ambos se pueden sentir defraudados por distintos motivos.

Claro está que una relación de amistad hombre-mujer es difícil, puesto que no solo entran en juego los sentimientos, sino también las hormonas. Es algo natural e inevitable del ser humano. Aún así, en mi opinión, es totalmente viable dependiendo de la situación.

También abordamos este tema con nuestra entrevistada.

-Esta otra estadística sí que da al traste con lo que se pensaba hasta hace muy poco. La encuesta la llevó a cabo la Universidad Central y señala que el 70 por ciento de los encuestados dice que puede existir la amistad entre un hombre y una mujer. Una cosa impensada hace diez, quince o más años…

-Mira…yo soy una convencida de que sí puede existir la amistad entre hombre y mujer. De hecho yo tengo excelentes amigos hombres, y en realidad jamás nos hemos mirado de otra manera que no sea compartiendo ideas, pasarlo regio o intercambiar maneras de pensar. ¡Por Dios que te complementa la amistad entre sexos opuestos!

Desde luego, debe haber una cantidad de personas que están interesadas en el otro sentido, pero que al dase cuenta de que esa relación no va a prosperar en el ámbito sentimental, bueno…se queda en calidad de amigos.

Pero, creo que hay muchísimas otras personas que realmente lo que quieren es compartir, conversar, escuchar y ser escuchados en torno a una persona que tenga otras vivencias, otras experiencias…¡y por Dios que es complementario tener una amistad entre un hombre y una mujer. Bajo mi manera de pensar, la amistad entre un hombre y una mujer sí puede existir. Por cierto que hay que tener cuidado, como todo en la vida. Hay que tener criterio, hay que estar consciente de que si uno tiene una pareja, también hay que cuidar de que esa amistad sea muy transparente, y seguramente tendrá que contarle a su pareja de esta situación para evitar los celos. Si uno se da cuenta que el amigo o amiga tiene otras intenciones, habrá que hacer un buen rayado de cancha. Hay muchos acompañamientos que tiene que ver con la adecuación del contexto. Pero, en lo medular, creo que sí es posible y es formidable tener una amistad del sexo opuesto.

-¿Tienes amigos hombres?

-¡Pero claro!  Por ejemplo, tengo un amigo sociólogo, Lorenzo Hadar, al que yo le digo en broma que es uno de los pocos sociólogos que hablan en chileno, porque yo le entiendo. Es un hombre estudioso, fantástico. Me ha paseado imaginariamente por París porque él ha vivido mucho en Francia, me mandan chistes machistas y nos matamos de la risa. Es un agrado tenerlo como amigo. Y así como él, hay otros. Tal vez mi mejor amigo es un sacerdote, y antes de serlo fuimos compañeros en nuestros estudios de filosofía.